Planarte ▸ Cine / Audiovisuales

Viene la secuela de "El resplandor", y un final que Kubrick no quiso

Ewan McGregor será Danny, el hijo de Jack Nicholson, en su adultez. Es alcohólico como su padre, y con ciertos poderes.

OK, reconozco que soy un fanático de El resplandor. Y también que volveré sobre esta obra maestra de Stanley Kubrick una y otra vez.

Ahora, mientras Clara McGregor (22 años) gana espacio en las redes por sus fotos desnuda en Playboy, Ewan McGregor es noticia porque será un Danny Torrance adulto en la adaptación de Doctor Sueño, que no es otra cosa que la secuela de El resplandor, la novela de Stephen King que hace 38 años llevó al cine Stanley Kubrick.

Considerada una de las mejores expresiones de cine de terror de todos los tiempos, la película adaptaba -ya veremos con qué cambios y, más que guiños, tackles a su autor original- la historia de Jack Torrance y su familia, su esposa Wendy y su pequeño hijo Danny, al llegar a un hotel solitario y enorme en las montañas.

Jack, un escritor frustrado, cree que ser cuidador del hotel Overlook, en Colorado, que permanecerá cerrado -y aislado- durante la temporada de crudo invierno que se avecina, le permitirá concentrarse y escribir. Nada sale así, ya que las visiones que tiene su hijo son cada vez más inquietantes y Jack descubre algunos secretos del hotel, que comienzan a apoderarse de él, y amenaza a su familia.

En Doctor Sueño, que King publicó en 2013, Danny ya es un adulto que combate como puede su alcoholismo junto a sus traumas infantiles -papá lo persiguió con un hacha en un laberinto de árboles nevado- mientras intenta ayudar con sus poderes psíquicos a una joven.

El escocés McGregor tiene éxitos como Trainspotting (1996) y Moulin Rouge! (2001) y participó en la segunda trilogía de Star Wars, la de los Episodios I a III.

El estadounidense Mike Flanagan es el elegido para dirigir Doctor Sueño. Ya filmó películas de terror, como Somnia, antes de despertar, y una enésima Ouija: El origen del mal, las dos de 2016, y también es alguien que conoce el universo King. Ya realizó El juego de Gerald, para la plataforma digital Netflix.

La productora de Doctor Sueño será Warner Bros. La misma de El resplandor y también la compañía que el año pasado apostó por otra novela de King, It, que dirigió nuestro compatriota Andy Muschietti, y que recaudó globalmente más de 700 millones de dólares, un 2.000 % más que su presupuesto, que era de tan sólo US$ 35 millones.

A Kubrick no le gustaba mucho la novela de King, pero aceptó dirigirla. Mantuvo algunas charlas telefónicas con el autor de Carrie, a quien tampoco lo convencía que un megalómano como el realizador de 2001 se apropiara de su creatura e hiciera lo que quisiese.

Tan mal se llevaron que Kubrick se permitió cambiar el Wolkswagen rojo del original por otro de color amarillo. Cuando Hallorann acude en rescate de la familia en la noche de tormenta de nieve, observa que hubo un terrible accidente en la ruta.

Sí. Es un Wolkswagen rojo.

Kubrick, que era inflexible en todo, desde rodar 45 veces una misma toma si no lo conformaba, estipuló que cualquier escena que no estuviera en el corte final debía destruirse.

Y El resplandor tenía un final alternativo.

De ese final sólo quedaron unas Polaroids que tomó su hija Vivian, y el guión. Ullman, el gerente del hotel, visita a Wendy y Danny en el hospital, luego de que Jack intentara asesinarlos.

Ullman le dice a Wendy que, de acuerdo a las investigaciones, no hay evidencia de nada de lo que ella cuenta (vivencias sobrenaturales). Tampoco hay rastros del cuerpo congelado de Jack. El gerente la invita a que vaya, con su hijo, a pasar unos días a su casa en Los Ángeles. Y allí hay un toque de terror: Ullman vuelve a la habitación de Danny y le lanza la pelota de tenis amarilla que aparecía en el pasillo, arrojada desde la habitación 237.

“Oh, Danny, se me olvidaba darte esto -dice Ullman-. Te veo mañana. Se retira, y la cámara queda fija en Danny.Luego, sí, aparece el travelling hacia la foto en blanco y negro en la que se veía a Jack en un baile en el hotel... en 1921.

Ewan McGregor tiene 47 años. Y Danny Lloyd, que de niño interpretó a Danny, 45. Pero no volvió a actuar jamás.

No hay más actores elegidos por ahora. Sí hay fecha de estreno: 2020, a 50 años del de El resplandor.

Continuará.

Fuente: Pablo Scholz, Clarín