Planarte ▸ Literatura / Actualidad

"La casa encantada", taller invernal de poesías y alimentos

La casa encantada se propone como un espacio de ensayo y práctica de nuestra sensibilidad. En cada encuentro, a través del paso de las horas, nuestro acompañamiento y la disponibilidad de quienes lleguen, vamos a entrar en vivencia desde algunas ceremonias íntimas y domésticas. Leer. Cocinar. Escribir.

Cada quince días nos reuniremos en Bajada Grande, en el espacio La casa viva. El momento que elegimos son los sábados por la tarde, entre las tres y las siete. Ya no habrá sol cuando salgamos, por eso venir abrigados, cómodos, dispuestos es importante. Traer con nosotros aquello que necesitemos para pasar las horas: alimento, hojas y lápices, pañuelos. Cada uno sabe. Llegar es la primer tarea. Llegar es un movimiento.

La siguiente tarea que nos propondremos será entrar a un poemario. Los poemarios elegidos para estos encuentros estarán con nosotros en tanto artefactos que nos enseñen a mirar, tocar, escuchar un poema. En tanto nos vuelvan capaces de explorar nuestros textos internos para leer poesía. Cada poemario es propuesto aquí como el intento de ir "por un poquito más" en nuestros sensibles modos de habitar.

Bajo los efectos del poema, prepararemos alimentos. Se tratará de comidas sencillas, simples y saludables. Trabajaremos con texturas y sabores que son ancestrales, pero a la vez -o por eso mismo- cotidianos.

Más que la comida que preparemos, nos importará cocinar. Estar en presencia. Más que los poemarios que leamos, nos importará estar en poesía. Estar en presencia.

Llegar en presencia a la escritura será el último esfuerzo y la última tarea de la tarde. Entonces sí, luego de la consigna de escritura, luego del descanso de cada quien con su lápiz cerquita, dispondremos la ronda para ver cómo nos fue en el viaje. Compartiremos entonces la merienda.

El invierno es tiempo de recogimiento y por eso de ensoñación. Nos alegra poder preparar los materiales necesarios para cada encuentro con que les esperaremos. Tanto los ingredientes como los poemarios esperarán por ustedes en casa.

Como al danzar, nuestro cuerpo estará involucrado en cada una de estas ceremonias. Por eso agradecemos de antemano la confianza y compromiso que se depositen en este espacio. Un taller es construido por todxs sus habitantes.

Las tareas que llevaremos adelante son nuestro oficio. Por eso creemos necesario que exista para nosotras una retribución responsable y consciente por la tarea. Elegimos un valor para esa retribución que es de $400 por encuentro.

Consultas
Kevin Jones: (0343) 156-236905
Fernanda Álvarez: (0343) 155-207032